El CO2 es uno de los factores más importantes a tener en cuenta, ya que el carbón es el componente principal en la estructura de las plantas, es un compuesto esencial en la fotosíntesis; las plantas en el día consumen CO2 y producen O2 -las burbujas que nos encanta ver- y en la noche consume CO2 para producir su estructura.

En el triangulo del acuario tenemos 3 elementos principales: la iluminación, el CO2 y los nutrientes, entre mayor sea la iluminación más nutrientes y CO2 necesitara. Si la iluminación y los abonados son los indicados comenzaremos a ver que con la adición de CO2 varias de nuestras plantas empezaran ha tener un crecimiento más acelerado y otras comenzaran con la producción de Oxigeno -si esas burbujitas que vemos salir de las plantas ¿apoco que no es chulo? –

El adicionar Co2 en nuestros acuarios plantados trae ventajas adicionales -aparte del crecimiento de las plantas- ayuda a mantener el ecosistema que hemos creado en equilibrio y con condiciones adecuadas para la flora y fauna que lo habitan. Al tener una mayor demanda de éste en un acuario plantado y no adicionarlo podremos tener complicaciones con el pH -acides o alcalinidad del agua-, el KH -carbonatos disueltos en el agua o dureza del agua- y el GH -Dureza general o calcio y magnesio en el agua-.

El pH, KH y GH miden propiedades diferentes, pero están relacionadas entre sí e interaccionan en diferentes grados, es por ello que sin la adición de CO2 las plantas consumirán los carbonatos disueltos en el agua provocando con ello una baja en el KH y provocara un desequilibrio en el pH y también pasara afectando el GH.

 

Agregar CO2 en el Acuario

Ya vimos la importancia de agregar CO2 a nuestro acuario plantado, pero ahora viene las dos principales incógnitas ¿Qué cantidad requiere mi acuario? Y ¿Cómo agrego el CO2 a éste? Existen muchas herramientas hoy en día para saber la cantidad de CO2 que inyectaremos en el acuario, algunos muy complejos -para los mas expertos- y otros más sencillos -para los principiantes- comenzaremos por los más simples, ya que nos enfocaremos en los principiantes o novatos principalmente.

  • Con test de Carbonatos (KH).

Para usar la tabla primero debemos de conocer la cantidad de carbonatos que hay en nuestro acuario, si tienes un test de KH que mejor, a partir de que sabemos el KH y conocemos los requerimientos de nuestras plantas, podremos ajustar el pH variando la cantidad de Co2 que agreguemos al acuario.

También puedes usar un test que mida varios parámetros al mismo tiempo como el JBL ProScan en nuestra tienda online “Aquascaping Shop” puedes adquirir uno que mide 7 parámetros con una sola tira reactiva, incluyendo los parámetros que hemos estado viendo, y empleando la tabla anterior podemos ir ajustando los parámetros a nuestras necesidades.

  • Con un Drop Checker o indicador de CO2

Un indicador de Co2 es muy útil ya que nos indica de forma continua la cantidad de Co2 que hay en disuelto en nuestro acuario, aunque hay que tener cuidado al momento de “configurarlo” porque la sustancia reactiva -lo que indica la cantidad de co2- se tiene que disolver en agua con un KH de 4, sino nos daría mediciones erróneas. El color azul en el indicador nos señala una deficiencia de Co2, mientras que un color amarillo nos indica un excedente, lo optimo es que siempre este en color verde.

Para adicionar CO2 en nuestro acuario disponemos de varias formas, que van desde pastillas hasta CO2 líquido, pero en nuestro caso veremos el CO2 en forma de gas, a partir de este punto nos dividiremos en dos ramas una la profesional y otra el Casero -como nos enfocaremos en los principiantes explicaremos los métodos caseros-.

Lo que necesitaremos son:

  • 1 o 2 botellas de refresco depende del método que uses -sirven perfecto los desechables-.
  • Tapas para Co2 casero -las encuentras en nuestra tienda online-.

  • Difusor -lo puedes conseguir también en nuestra tienda online-.

  • Manguera de 4mm -lo puedes conseguir en la ferretería-.
  • Teflón -del que usa el fontanero- (opcional).

Si quieres algo un poco más elaborado puedes añadir una válvula de no retorno, un cuenta gotas o una válvula de aguja o si lo prefieres ya existen sistemas de CO2 casero que incluyen todo lo anterior y que son fáciles de instalar -todo esto lo encuentras en nuestra tienda online

 

CO2 con Azúcar y levadura.

Para esto necesitaremos lo siguiente:

  • 250g de azúcar.
  • 500 ml de agua
  • 5g aprox. De levadura seca o instantánea (no polvo para hornear). Si encuentras levadura fresca también es valido

Procedimiento: en nuestro bote de 1 litro ponemos el azúcar y el agua- el agua no debe de estar fría-, agitamos bien hasta que se disuelva el azúcar en el agua. Entibiamos un poco de agua y lo ponemos en un trastecito en el cual agregamos media cucharadita de azúcar y la levadura en polvo -si tienes fresca también sirve- mezclamos bien y dejamos reposar unos 3 a 5 minutos, esto con la finalidad de activar la levadura, cuando ya este activada la levadura te darás cuenta que arriba de la mezcla hay burbujas. Una vez pasado el tiempo requerido ya podemos poner la levadura en nuestra agua de azúcar.

Conectamos las mangueras a la tapa y al difusor y cerramos bien, si lo deseas puedes poner un poco de cinta de teflón para asegurarnos que no halla fugas.

 

Con Azúcar, levadura y Grenetina

Para esto necesitaremos lo siguiente:

  • 250g de azúcar.
  • 250 ml de agua
  • 1 sobre de grenetina en polvo -o de la presentación que encuentres también hay en laminas-
  • 5g aprox. De levadura seca o instantánea (no polvo para hornear). Si encuentras levadura fresca también es valido

En una olla a fuego bajo pone el azúcar y el agua en cantidades iguales y disuelva la azúcar, esto es para formar un almíbar, mientras eso pasa ponemos a hidratar la grenetina -siga las instrucciones del empaque-. Ya habiendo disuelto bien el azúcar y que la grenetina este hidratada apagamos el fuego y agregamos la grenetina a nuestro almíbar y mezclamos bien hasta que todo quede bien integrado. Dejamos reposar unos 5 minutos y vertemos la mezcla en nuestro bote y metemos al refrigerador un mínimo de 4 horas para que solidifique bien.

-algún tiempo después- Sacamos el bote y dejamos que tome temperatura ambiente -unos 30 minutos más o menos-, en una ollita entibiamos un poco de agua, de acá tomaremos solo un poquito para activar la levadura. Ya que nuestra gelatina de azúcar tenga temperatura ambiente vertemos la levadura y el agua tibia que nos sobro y agregamos una cucharadita de azúcar y agitamos bien.

Conectamos las mangueras a la tapa y al difusor y cerramos bien, si lo deseas puedes poner un poco de cinta de teflón para asegurarnos que no halla fugas.

 

Con bicarbonato de sodio y Ácido cítrico.

Dependiendo de los autores varia las proporciones, la que menciono acá es la que me ha durado un poco más de tiempo. Si es para botes de 1 litro dividen a la mitad los ingredientes.

Ingredientes:

  • 250g de Bicarbonato de sodio
  • 190g de ácido cítrico
  • Agua

En el primer bote “A” agregaremos 190g de ácido cítrico y 380ml de agua aproximadamente mezclamos hasta que se disuelva por completo el polvo.

En el segundo bote “B” agregamos 250g de bicarbonato de sodio y 250 ml de agua aproximadamente, mezclamos bien -este no se disolverá por completo así que no hay problema-.

Conectamos las mangueras a la tapa y al difusor y cerramos bien, si lo deseas puedes poner un poco de cinta de teflón para asegurarnos que no halla fugas. Note olvides de poner una manguera que llegue hasta le fondo de la botella “A” para que por ella pueda pasar el acido cítrico y llegue a la botella “B”.

Una ves que tengamos conectado todo el sistema procedemos a presionar la botella “A” para hacer pasar el liquido de ésta a la botella “B” y con ello generar la reacción química que liberará CO2. Los pasos serian mas o menos así:

  1. Aplastar la botella “A”
  2. Agitar la botella “B”
  3. Aplastar la botella “A” -si otra vez-
  4. Agitar la botella “B”
  5. Repetimos los pasos hasta que alcance la presión requerida o hasta que comience a salir burbujas por nuestro difusor.

La desventaja de los dos primeros métodos es que varía la duración porque dependen del clima, entre mas elevada la temperatura más rápido se consumirá la azúcar porque la levadura se reproducirá más rápido y entre mas frío mas tardara la levadura en reproducirse y generar CO2, y en ambientes muy muy fríos puede hasta llegar a morir la levadura y dejar de producir CO2, aunque aún tengamos azúcar en nuestra mezcla.

Espero que te sea de utilidad este articulo y que se hayan podido resolver alguna de tus dudas, si te gusto comparte y regálanos un like en nuestra página principal y muchas gracias, nos vemos pronto.

 

Bibliografía:

https://acuariosplantados.com.ar/el-co2-en-un-acuario-plantado/
https://aquazensbd.com/para-que-sirve-el-co2-en-un-acuario/
http://www.clubacuariofiliamexico.com/para-leer/acuarios-plantados/64-el-co2-en-los-acuarios
https://todosobreacuarios.com/co2-acuarios/
http://faq.thekrib.com/es/empezar-quimica.html

Categories: Aquascaping

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *